Blog
Entrenamiento Personal Cuenca

  • Me gustaría inaugurar este blog  con una revisión muy potente que hace referencia a una de las bases de nuestra filosofía en EP Cuenca: la actividad física como terapia y parte fundamental del  tratamiento de distintas patologías .

    En esta revisión, se analiza la evidencia científica que existe hasta el momento para prescribir ejercicio como terapia en el tratamiento de patologías relacionadas con el síndrome metabólico, patologías cardiacas y pulmonares, patologías musculares, óseas y articulares además de otras como el cáncer, la depresión, el asma o la diabetes tipo 1. Estos son los resultados:

    -  En cuanto a patologías relacionadas con síndrome metabólico (resistencia a la insulina, diabetes tipo2, dislipidemia, hipertensión y obesidad los resultados son aplastantes: En todas ellas existen evidencias de categoría A (quiere decir que están ampliamente demostradas por la comunidad científica) acerca de la utilización del Ejercicio Física como terapia para mejorar la patogénesis (desarrollo de la enfermedad), los síntomas específicos de la patología, el estado de forma y la calidad de vida.

    -  En patologías cardiacas (Cardiopatía isquémica,  insuficiencia cardiaca crónica y arterosclerosis) los estudios siguen reflejando la importancia de incluir la Actividad Física como parte fundamental en los programas de tratamiento para mejorar la patogénesis, los síntomas, el estado de forma y la calidad de vida (todas evidencias científicas de categoría A).

    -  En patologías musculares, óseas y articulares, podemos observar como tanto en artrosis como en fibromialgia existen evidencias de categoría A que muestran que la actividad física mejora los síntomas de la patología, así como la calidad de vida y el estado de forma; En osteoporosis existen evidencias (A) que demuestran mejoras en el desarrollo de la patología y evidencias moderadas (B) acerca de mejoras en los síntomas y la calidad de vida.

    -  En otras patologías como la depresión, la actividad física parece ser importante para la mejora de los síntomas, el estado de forma y la calidad de vida. En cuanto al cáncer, existen evidencias moderadas acerca de producir mejoras en los síntomas, calidad de vida y estado de forma pero no hay evidencias de que la actividad física mejore el desarrollo de la enfermedad.

    En esta sociedad en la que cada vez hay una mayor prevalencia en patologías como el síndrome metabólico o la obesidad, y que las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de defunción en este planeta. ¿No sería fundamental introducir en los Centros de Salud una zona dedicada a la actividad física así como profesionales de la actividad física que pudieran prescribir un tratamiento en colaboración con el resto de profesionales del ámbito médico? 

    estudio: Evidence for prescribing exercise as therapy in chronic disease.